Renta básica ciudadanía

El 12 de diciembre, la asociación XXI en Igualdad en colaboración con ATTAC Madrid, organizamos una charla-debate denominada “renta básica ciudadanía” en el Centro Cultural Buenavista (Madrid).

Contamos con la experiencia de dos profesores de sociología y miembros del Observatorio de Renta Básica de ATTAC Madrid: Paloma Bru y Manuel Basagoiti. Les agradecemos su colaboración gratuita con la asociación y esperamos contar con ellos en futuras ocasiones para seguir informando de que se trata y como se aplica la renta básica y promocionar su implantación en nuestro país.

renta basica

Os invitamos a que leáis esta breve explicación del concepto de renta básica que nos comunicaron l@s expert@s, y que a continuación veis.

Asimismo, dejamos el enlace de ATTAC Madrid http://www.attacmadrid.org/  para recibir más información y contactar con la organización.

Qué es la Renta Básica?

La Renta Básica es una prestación monetaria universal e incondicional que perciben todas las personas residentes en un territorio determinado. La cuantía de la prestación se establecería en función del coste de las condiciones de vida y de la capacidad alcista de las luchas sociales.

¿Se podría financiar una Renta Básica? ¿Cómo?

Sí, mediante una reforma fiscal que quitara a los más ricos para repartirlo entre la gran mayoría de la sociedad. El dinero que acumula el 30% (y especialmente el 5%) más rico, es suficiente para poder garantizar una Renta Básica para todas (a nivel estatal y europeo). El 30% (y sobretodo el 5%) más rico, es el segmento de la población que perdería dinero si se implementara la Renta Básica. El 70% restante saldría ganando. Esta reforma fiscal podría contemplar una generosa subida del IRPF para las rentas más altas, la implantación de una Tasa Tobin a la compra-venta de productos financieros (con la que se podrían recaudar hasta 300.000 millones de euros al año en la UE) o lo que algunos han llamado Tasa Polen (aplicada a todo conjunto de transacciones financieras), que permitiría duplicar los presupuestos públicos. Es necesario tener en cuenta que la mayoría de ricos no pagan impuestos, y que la gran mayoría de la riqueza no está grabada. De hecho, 1/3 del PIB mundial se esconde en paraísos fiscales, lo que implica que aproximadamente 20 billones de euros no tributan. Dinero no falta, lo que falta es distribución. Finalmente es importante recordar que, como suele decirse, la Renta Básica crea las condiciones para su propia financiación. Una gran cantidad de ayudas y prestaciones serían redefinidas o eliminadas y, al ser universal, la Renta Básica permite una enorme simplificación administrativa, con el gran ahorro que esto supone.

¿En qué lugares se ha aplicado y qué resultados ha tenido?

La Renta Básica se ha aplicado en Alaska y Namibia. En el primer caso el proyecto se está desarrollando desde hace más de treinta años, y en el segundo se trata de un proyecto piloto implementado hace tres años en una región del país. En ambos casos los resultados son sorprendentemente positivos tanto en términos económicos como sociales: reducción de las desigualdades, gran mejora de las condiciones de vida y de salud en general, así como impacto positivo en términos de incremento de la demanda y reducción del desempleo.

¿Dejaría la gente de trabajar?

Piensa en tu caso y el de la gente que te rodea: ¿qué harías con tu vida? Una parte de la gente mantendría sus trabajos pero con mayor seguridad y menos miedo y precariedad, otra parte buscarían trabajos adaptados a sus potencialidades y aptitudes (con lo cual serían mucho más productivos), otros se dedicarían a tareas que no son consideradas trabajo pero que son productivas y necesarias (formación, cuidados, voluntariado, etc.). Una encuesta realizada en 2008 muestra los siguientes datos reveladores: a la pregunta ¿seguirías trabajando con una Renta Básica? el 80% responde que sí; y a la pregunta ¿seguiría trabajando la otra gente con una Renta Básica? el 80% responde que no. Esta incongruencia de base demuestra que afirmar que la Renta Básica generaría una sociedad de esclavos del sofá y la TV está fundamentada en prejuicios. La idea de la Renta Básica no es que la gente deje de trabajar, sino trabajar y vivir en condiciones mucho mejores, y sobretodo reconocer mediante un salario las actividades productivas no remuneradas.

¿Y los trabajos pesados que nadie quiere hacer pero que son imprescindibles?

Estos trabajos será necesario que se hagan en mejores condiciones laborales y salariales, y mediante una disminución de la jornada laboral que permita que la carga que suponen esté mejor repartida.

¡Pero entonces todo el mundo vendría a vivir aquí!

Respondemos con otra pregunta ¿por qué no migramos en masa a Suiza si está aquí al lado y el salario mínimo es de 3.000€? Porque los factores que nos inducen a migrar son muchos. y muy variados. La Renta Básica la queremos para vivir mejor, no para acumularla solitariamente en el banco en un país en el que no pintamos nada. La alternativa actual es entre la precariedad y la emigración, y lo cierto es que ¡preferimos efecto llamada que fuga de cerebros!

¿Cuál es la diferencia entre la Renta Mínima de Inserción y la Renta Básica?

La RMI es una prestación que no es ni incondicional ni universal, se da a personas que ya se encuentran en situación de precariedad o pobreza. Se trata de una medida de carácter asistencial. La Renta Básica, por contra, es incondicional y universal, lo que supone que previene de la posibilidad de ser pobre. Esto también es muy positivo en términos de reducción estigma y de costes burocráticos y administrativos. Se trata de una medida de carácter redistributivo y tiene por objetivo incrementar la libertad y la igualdad, así como reconocer las actividades productivas no remuneradas. Es una medida de justicia social.

Pero, ¿No generaría inflación?

¡Ah, la sacrosanta inflación! Es cierto que una inflación elevada puede ser negativa, pero un determinado nivel de inflación juega en favor de los deudores y en contra de los acreedores (es por ello que el dogma neoliberal detesta la inflación). Los apologistas del libre mercado también pasan por alto que es posible un control sobre los precios, y evitar así que estos se disparen, si es necesario. Finalmente, es importante apuntar que la Renta Básica no supone un incremento de la masa monetaria, por lo que no tiene por qué implicar directamente inflación.

¡Pero la Renta Básica no lo solucionaría todo!

No, evidentemente, pero sí que podría sentar los fundamentos para una sociedad más justa, libre, igualitaria y, por supuesto, democrática.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s