Siglo XXI. Liderando el cambio

tallerbilbo-100xXx80Desde que dejé España hace un año han sido ya algunas las veces que he leído con cierta tristeza noticias sobre la actualidad española, generalmente todas o casi todas relacionadas con la crisis económica y la crispación general por lo que parece percibirse como ¨el mal hacer de los políticos españoles en general y la corrupción¨.

Hoy ha sido diferente, hoy leo con horror que con motivo de un evento deportivo, un partido de fútbol, se ha desencadenado una especie de batalla campal entre grupos radicales de ambos equipos que ha dejado como más triste saldo un fallecido. La alarma social ha saltado en todos los medios, todo el mundo parece estar aterrorizado de que un evento, que en principio debería ser motivo de ocio y diversión, haya podido acabar así. Yo también.

No quiero restar importancia ni tristeza a esta noticia  en absoluto, pero no he podido evitar pensar en otras muertes violentas sin sentido, ¿a cuánto asciende el cómputo de mujeres asesinadas a manos de sus parejas? ¿algo más de una por semana? ¿Cuánto tiempo se les dedica en los medios de comunicación?.

¿Nos estamos acostumbrando a que la muerte violenta de mujeres  a manos de sus parejas sea algo cotidiano? ¿algo así como el ¨parte meteorológico¨ al final de los telediarios?…vaya por Dios: otra borrasca…qué fastidio: otra mujer asesinada. Una molestia más, pero ya pasará. Me pregunto por qué, ¿es porque el respeto a la mujer no genera  el mismo  nivel ingresos que el deporte?¿no es tan popular?¿no se retransmite en los medios de comunicación?. Un aficionado de fútbol muere y se crea un alto grado de alarma social (no tengo nada contra eso por supuesto), se plantean toda una serie de medidas para evitar que vuelva a ocurrir, bien, todo correcto. No a las muertes violentas. Al menos una mujer muere cada semana y ese día se le dedican 2 minutos en el telediario  y ya está. Cierto que se han instaurado algunas medidas de protección jurídica, pero no parece que eso esté haciendo disminuir el número de muertes (ni de otros tipos de agresiones contra mujeres).

¿Y si muriera violentamente al menos 1 aficionado de fútbol a la semana? ¿se imaginan la alarma social?¿y el revuelo político?¿el número de páginas de periódico y de horas de televisión que se le dedicaría? ¿los cambios en las medidas de seguridad y judiciales?¿me he perdido en algún sitio? ¿mala suerte que he nacido mujer y encima no me gusta el fútbol?¿culpa mía?. Algo de eso hay supongo. Cada mujer, como cada hombre, es responsable de su vida, nadie más, sólo ella, ni su marido ni su hermana ni nadie. Sólo ella. Los demás sólo tienen sobre nosotros el poder que nosotros les demos, ni un gramo más. Si a que las instituciones trabajen para erradicar esta lacra social que es la violencia de género. Por supuesto. Pero un SI aún mayor a que cada mujer, en su vida y en su entorno haga valer sus derechos día a día, nosotras somos las principales responsables de nuestros destinos ¿por qué dejarlo sólo en manos de instituciones?. Somos nuestras mejores aliadas, en casa, en el trabajo, en la sociedad, ni un minuto más de dejar nuestros derechos esperando a que llegue ¨alguien o algo que los defienda¨. Está en nosotras, en cada una. Ya.

No es aceptable admitir que se nos pague menos por los mismos trabajos. Podemos esperar a que cambie la ley (algunos años más), o cambiar nosotras, cada una a título individual en su centro de trabajo. Podemos esperar a que cambien (para mejor) las leyes contra la violencia de género,  y mejor todavía presionar para que ocurra cuanto antes. Pero no debemos tolerar ni la más mínima falta de respeto en nuestro día a día. De nadie, y menos en nombre de un supuesto amor que se traduce en violencia. Tenemos y debemos dirigir nuestros propios destinos, el papel principal contra la violencia de género es nuestro, no es de los políticos, ni de los medios de comunicación, es nuestro, empezando en nuestra familia y nuestro entorno. Ni nuestros hijos, ni nuestros compañeros sentimentales, ni nuestros jefes, ni nadie, tolerancia cero a la violencia, y cuando esos hijos, esos compañeros y esos jefes lleguen a puestos de responsabilidad social y política ya lo llevarán dentro, tal y como lo han vivido en su vida privada con nosotras. Lo han vivido en casa, en su entorno, ninguna mujer les ha tolerado nunca una falta de respeto, todas han hecho valer sus derechos y el respeto que merecen. Lideremos el cambio, no más esperar que nadie venga a rescatarnos. Es nuestra vida, es nuestro destino…hagámoslo valer, defendámoslo.

Doctora Canorea

Nuestros primeros pasos

El trabajo por la igualdad real es un parte imprescindible para conseguir un mundo más justo, con esta premisa nace la Asociación XXI en Igualdad.

 Nuestra intención es mostrar nuestro trabajo diario en este blog, que creamos como un espacio de interacción y participación abierta para todas aquellas personas  que creen en los derechos fundamentales.

 Os damos la bienvenida para que junto a nosotras deis los primeros pasos de esta aventura que comienza,… “Caminando hacia una Igualdad real”.

El equipo de XXI en Igualdad