5 millones de euros al día

Esta es la cifra que genera uno de los negocios más lucrativo en España. Un negocio que abusa, explota y agrede a las mujeres, es el negocio de la trata sexual y la prostitución.

La Asociación XXI en Igualdad ha asistido este fin de semana a la Jornada que se ha celebrado en Madrid sobre “Trata con fines de explotación sexual y prostitución”. Una jornada que ha puesto sobre la mesa el debate y la reflexión de tan espinoso, controvertido, difícil y cruel tema.

jornadaEn el evento participaron las asociaciones y entidades más importantes que trabajan con personas victimas de trata y prostituidas. Un acto que se desarrolló en torno a tres mesas y donde pudimos escuchar en la primera a Mabel Lozano    ( Activista contra la trata y en pro de los DDHH), Marta González Manchón (Coordinadora de Proyecto Esperanza) y Ana Palencia (Representante de APRAMP). Mesa en la que se habló sobre la trata, la perspectiva internacional y situación en España y el trabajo que se hace con las victimas.

Todas ellas abogaban por la abolición de la prostitución como garante único para que las mujeres dejen de sufrir esta violencia, y dieron a conocer unos terribles datos, como que España es el segundo país después de Italia en consumir prostitución; la edad de los clientes es cada vez menor, pues para los jóvenes se ha convertido esta práctica en un divertimento más de fin de semana; y la trata con fines de explotación sexual se ha convertido en la nueva esclavitud contemporánea. Un negocio que tras las armas y las drogas es el tercer negocio más lucrativo, generando unos ingresos en dinero negro que sólo benefician a las mafias.

Mabel Lozano además proyectó su corto “Escúchame” (para ver el corto pincha aquí), que pone el protagonismo en los hombres que consumen prostitución. Corto que realizó en colaboración para Médicos del Mundo.

La segunda mesa estaba compuesta por Beatriz Sagrado Roberto (Médicos del Mundo) y Asunción Miura Biendicho (Representante de la Comisión para la investigación de malos tratos a mujeres y de la Coalición internacional Contra el Tráfico de Mujeres), y se habló sobre los modelos de prostitución en Europa y la realidad social en España. Se explicó que existen dos posturas o sistemas ante la prostitución: el sistema abolicionista y el sistema reglamentarista. Ambas apostaban por el sistema abolicionista, para ellas la prostitución está fundada en la violencia y se nutre de ella y la amplifica, es una estructura de dominio hacia las mujeres. Se buscan relaciones de poder y dominio donde no existe una igualdad de oportunidades ni de derechos.
Asunción Miura además pedía un posicionamiento sobre la prostitución por parte del gobierno, pues existe un vacío y no está regulado a nivel nacional, aunque sí hay una regulación municipal como en el caso de Barcelona, Valencia, Sevilla o Murcia, donde se prohíbe ofrecer y aceptar servicios sexuales en el espacio público.

La tercera mesa era la más extensa y en ella se contó con la presencia de Antonia Genaro (Colectivo Hetaira), Elena Rodilla ( Centro Concepción Arenal), Paquita de Lucas ( Fundadora de “Mujeres de la noche buscando el día), Victor Huedo (Fundación Triangulo- prostitución masculina), Eladio Diez (Asociación de empresarios del pológono Resina en la Colonia Marconi) y Alberto Díaz ( AAVV. Residencial Resina en la Colonia Marconi). En esta mesa se habló de la prostitución en Madrid, y de los diferentes puntos de vista de los agentes sociales implicados. Puntos de vista muy diferentes, pues para el Colectivo Hetaira y la Fundación Triangulo la mejor solución era reglamentar la prostitución, ya que consideran que es la única manera de acabar con la trata con fines de explotación sexual; y además entienden que hay muchas mujeres y hombres que ejercen la prostitución de manera adulta, libre y bajo ninguna presión y como cualquier otra forma de trabajo. Para el resto de la mesa, la mejor y única opción era abolir la prostitución, y se puso de manifiesto las grandes dificultades de las empresas y las viviendas del polígono Resina en la colonia Marconi que conviven con la prostitución diaria y las mafias.

Para nosotras la jornada fue muy intensa e instructiva, que nos dejó un amargo sabor de boca, y sobre todo donde entiendes que es un tema muy difícil donde una única solución no es factible.

¿Y tú que piensas?

Mar Sánchez