Experiencias emprendedoras: Un reto profesional en tiempo de crisis

Todas encuentro 16 octLa Asociación XXI en Igualdad realizó el pasado día 16 de octubre su primer encuentro de mujeres emprendedoras, con gran éxito de asistencia y participación.

El objetivo fue poner de relieve experiencias de autoempleo, como una posible salida laboral a la situación actual, a través de los casos reales de tres emprendedoras que mostraron sus proyectos profesionales.

fondo medrarseLa primera emprendedora que participó fue Gabriela López, que presentó Medrar-se, como centro de generación, desarrolló y gestión de nuevas ideas de negocio. Expuso que una de sus acciones son los “workshops creativos”, para aquellas personas que quieran emprender y no tengan claro una idea; y para empresas que quieran apostar por nuevas líneas de negocio. Su idea principal es trabajar en un nuevo modelo de economía basado en las personas que sueñan con reinventarse.

Susana y Ana encuentro 16Nuestra segunda empresaria fue Susana Martín Misol, abogada de profesión y experta en derecho laboral, fiscal y contable, con amplia experiencia en autoempleo. Presentó Misol asesores, donde realiza su actividad profesional y asesora a personas en sus planes de negocio, ayuda en sus trámites para poner en funcionamiento la empresa y ofrece un servicio de gestión integral a Pymes.

La última experiencia de emprendimiento la mostró Ana Lobo, diseñadora gráfica e interiorista. Actualmente se dedica a la organización de eventos, diseño de bodas y diseño gráfico para diferentes empresas y entidades.

Tras la exposición de los tres proyectos, se realizó una charla-debate, donde todas las personas asistentes preguntaron a las ponentes sobre la forma de empreder, formas jurídicas de constitución, fuentes de financiación, elaboración de la idea de negocio, viabilidad, si habían tenido más dificultades de emprendimiento por ser mujeres y, sobre todo, qué les llevó a que tomaran esta decisión en el panorama actual de desempleo.

las 3 emprendedorasPara ellas, la motivación clave para dejar los miedos atrás y decidirse a emprender fue: para Medrar-se, el factor edad; Susana diferenció entre emprendimiento situacional o vocacional; y para Ana, lo más importante era luchar por sus sueños y por lo que verdaderamente le hace feliz, y ella lo ha conseguido siendo autónoma.

El equipo de XXI en Igualdad, como emprendedoras sociales, cree que encuentros como éstos son necesarios para motivar y buscar nuevas soluciones de acceso al mercado de trabajo, dada la situación actual. “Porque emprender es un reto profesional”.

Un saludo,

El equipo de XXI en Igualdad.